Entradas

Heridas bien curadas

  A finales de agosto, tuve un pequeño accidente y me hice un corte con un cristal en la pierna izquierda. Se trataba de una herida de unos 3,5 cm de longitud y unos 3 mm de profundidad que requería puntos de sutura. Sin embargo, descarté esa posibilidad. El caso es que taponando la brecha, aplicando sobre ella un trozo de aloe vera y con la ayuda de una encantadora amiga enfermera que en ese momento estaba conmigo, conseguimos que la herida pasara de sangrar abundantemente a no sangrar en absoluto en menos de cinco minutos.   La imagen de la izquierda y la de la derecha sólo están separadas por catorce días, y la herida esta cicatrizando estupendamente gracias a que cada día he aplicado sobre ella apósitos de aloe vera alternándolos con amargo sueco. Como podéis apreciar, la cicatrización es perfecta. Hasta el punto en que cuando la herida esté completamente curada no quedará ni rastro, no habrá ninguna cicatriz.   El aloe vera es un regenerador de los tejidos verdaderamente portentos

La experiencia de Érika en mi consulta

Víctima y victimismo

Limpiar tu casa te ayudará a curarte

El trabajo de tu vida

Huérfanos

Vampirismo energético

Productos para la protección contra la radiación electromagnética

¿Por qué mucha gente se ha sentido decaída en los últimos días?

Las adicciones, en profundidad.

Un pan extraordinario

La experiencia de Elvira en mi consulta

Lola y la regeneración de tejidos mediante resonancia cuántica