Remedio asombroso para eliminar flemas

Hace muchos años tuve una infección de garganta. Me dolía mucho al tragar y la tenía bastante cerrada. Así que me puse en contacto con un estimado amigo mío, experto en plantas medicinales: Luis L.

A Luis, curiosamente, hacía poco que un amigo suyo naturópata le había comentado un remedio sorprendente, y, al parecer, muy poco conocido, para eliminar las flemas de la garganta. A mi amigo le había asegurado que haciendo unas gárgaras con dicho remedio salían unas flemas enormes. Cosa que me costaba de imaginar.

Total: que decidí probar el remedio.

Fórmula magistral (para hacer gárgaras; no tragar el líquido):

- Infusión de un puñadito de cola de caballo (calculad para medio litro de agua), se hierve 5 minutos y se deja reposar otros tantos;
- se cuela y se le agregan dos cucharaditas (de postre) bien colmadas de sal marina natural
- y luego se añade el zumo de medio limón.

Y a hacer gárgaras... con la cabeza bien echada hacia atrás.

Cuando escupí el líquido en el lavabo no me podía creer lo que veían mis ojos. Parecía magia. Pero aquello era completamente real: una gran flema de color marrón oscuro envuelta en una densa mucosidad.

No me lo podía creer. ¿Pero cómo podían salir aquellas flemas de mi garganta? ¿Cuál era el truco?

Aun a día de hoy, no sabría explicaros, a ciencia cierta, cómo funciona este remedio. Pero funciona. Quizá se deba a una especie de efecto de osmosis del líquido con la mucosa de la garganta. Un efecto que permitiría al líquido absorber por capilaridad la flema. Pero ya os digo: no sé exactamente cómo lo hace.

Lo que sí sé es que con medio litro de líquido para hacer gárgaras salieron muchas flemas... muchas.

Y el alivio fue inmediato. Terminé de hacer los gargarismos y la sensación de liberación y de despeje fue instantánea.

Lo hice tres veces al día durante tres días consecutivos, y al tercer día no había ni rastro de la inflamación en la garganta. Y funcionó mucho mejor que cualquier otra cosa que hubiera probado hasta entonces (infusiones, cataplasmas, jengibre, saunas...).

Este remedio también funciona exitosamente cuando hay flemas alojadas en los pulmones.

Mi sugerencia es que si os encontráis en la necesidad, lo hagáis los días que hagan falta, hasta que ya no salgan flemas.

Al menos en una ocasión como esta, no viene mal que a uno le envíen a hacer gárgaras.

Todo sea por una buena causa...

Comentarios